Inicio » Internacionales » Dinero contra cultura: megaproyectos turísticos encallan en Grecia

Dinero contra cultura: megaproyectos turísticos encallan en Grecia

Descarga Nuestra app

Haz clic aquí para descargar nuestra app

Publicidad

Namecheap.com
Dinero contra cultura megaproyectos turísticos encallan en Grecia

Mike Angeliades, promotor inmobiliario de Nueva York, tenía planeado construir un campo de golf en su tierra natal griega desde hace un cuarto de siglo. Pero justo cuando el plan parecía a su alcance, se vio inmerso en un viaje al pasado. Hace tres años Angeliades ganó un concurso público para desarrollar una finca en el litoral de Rodas, la isla del Egeo donde vivió hasta su adolescencia. Pero el año pasado las autoridades soltaron la bomba. “El entonces ministro de Cultura… declaró que toda la zona era un yacimiento arqueológico”, dijo a Reuters. Ahora el proyecto de invertir hasta 400 millones de euros está paralizado. “Aún estamos esperando una respuesta del Ministerio sobre lo que planean hacer”.En la imagen, un grupo de turistas en la Acrópolis el 5 de agosto de 2017. REUTERS/Costas Baltas

ATENAS (Reuters) – Mike Angeliades, promotor inmobiliario de Nueva York, tenía planeado construir un campo de golf en su tierra natal griega desde hace un cuarto de siglo. Pero justo cuando el plan parecía a su alcance, se vio inmerso en un viaje al pasado.

Hace tres años Angeliades ganó un concurso público para desarrollar una finca en el litoral de Rodas, la isla del Egeo donde vivió hasta su adolescencia. Pero el año pasado las autoridades soltaron la bomba.

“El entonces ministro de Cultura… declaró que toda la zona era un yacimiento arqueológico”, dijo a Reuters. Ahora el proyecto de invertir hasta 400 millones de euros está paralizado. “Aún estamos esperando una respuesta del Ministerio sobre lo que planean hacer”.

Angeliades, que emigró a Estados Unidos en 1960, está entre una serie de inversores extranjeros dispuestos a poner grandes sumas de dinero en un país que acaba de salir de la crisis económica, aunque ahora podrían preguntarse si son realmente bienvenidos.

Los conflictos entre el desarrollo y la conservación afectan a muchos países. Pero en Grecia las preocupaciones por el medio ambiente y las antigüedades se suman a unas leyes kafkianas, el celo de las autoridades y la ideología política hostil para crear unos obstáculos que ni siquiera los inversores familiarizados con el país pueden entender.

La recuperación de Grecia depende en gran medida de la inversión extranjera. Hace siete años se embarcó en un programa de privatización para recaudar 50.000 millones de euros para un estado casi en quiebra. Hasta la fecha, sólo trajo 4.400 millones de dólares, y los críticos del gobierno dicen que la excesiva burocracia es una de las razones principales de la pésima evolución.

Para los promotores frustrados, Grecia está escupiendo en el plato en el que come. Por contra, muchos griegos se sienten en la obligación de proteger el patrimonio cultural de un país con un patrimonio cultural de 3.500 años y algunas de las costas más bellas de Europa libres de exceso de desarrollo, independientemente de las necesidades recaudatorias.

“Hay algunas personas que piensan que las antigüedades son un montón de rocas y dicen ‘bueno, ya tenemos muchas'”, dijo Thodoris Dritsas, diputado del partido de izquierdas Syriza. “Los diputados de Syriza no comparten esa opinión”, dijo a Reuters.

ROMPECABEZAS

En público, el Estado griego dice que quiere atraer de forma activa las inversiones. Pero a veces los acontecimientos muestran una historia distinta, sobre todo en el caso de una finca frente al mar que antaño fue el emplazamiento del aeropuerto de Atenas.

Durante los últimos 16 años, las viejas terminales de Hellenikon han quedado abandonadas en un gigantesco solar tres veces más grande que Mónaco, junto con las instalaciones de deportes acuáticos utilizadas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Con el respaldo de inversores chinos y del Golfo, el promotor griego Lamda elaboró un plan de 8.000 millones de euros para construir uno de los mayores complejos costeros de Europa, con una superficie de 620 hectáreas. El proyecto podría dar un impulso a la economía griega, al atraer a cientos de miles de turistas y crear 75.000 puestos de trabajo en un país donde el desempleo es todavía superior al 20 por ciento. Syriza se opuso firmemente a conceder un contrato de arrendamiento de 99 años en un terreno estatal mientras estaba en la oposición, y proponía convertir el área en un parque público. Tras llegar al poder en 2015, sus dirigentes se vieron obligados a moderar su rechazo ideológico a la privatización y aceptar la promoción como parte de un tercer acuerdo de rescate internacional para Grecia. Sin embargo, los problemas no habían terminado. Las autoridades griegas demoraron las decisiones sobre si parte de los antiguos edificios aeroportuarios debían ser clasificados como históricos, a la espera de comprobar si se encontraban antigüedades. Entonces el departamento forestal declaró 3,7 hectáreas de eucaliptos, cipreses y olivos en la finca como bosques protegidos. El consorcio Lamda, que incluye al conglomerado chino Fosun y al promotor Eagle Hills, con sede en Abu Dhabi, esperaba comenzar a trabajar en junio. Sin embargo, las cuestiones arqueológicas y forestales han retrasado la presentación del plan y el inicio de un proceso de concesión de licencias, dijo a Reuters un portavoz de Lamda. Se estima que el proceso llevará unos nueve meses, dijo el director ejecutivo de Lamda Odisseas Athanassiou, por lo que ahora la empresa no puede entrar al terreno antes de abril del próximo año. Los árboles están en un lugar extraño. “Es el corazón turístico y de entretenimiento de Hellenikon”, dijo Athanassiou a los accionistas en junio. “Se han gastado millones de euros para determinar dónde poner cada cosa y es como un rompecabezas. No puedes agarrar una pieza del rompecabezas de un sitio y colocarla en otro”. El consorcio pasó tres meses el año pasado tratando de persuadir a las autoridades de que la pista del aeropuerto utilizada durante 60 años no era un monumento catalogado. También planea plantar un parque que cubre aproximadamente un tercio del sitio, pero aun así el proyecto languidece.

SEÑALES DISPARES

Desde 2011, la privatización ha progresado lentamente bajo una variedad de gobiernos de centroizquierda, centroderecha y tecnócratas. Pero la administración liderada por Syriza, que firmó a regañadientes el rescate de 2015, ha enviado señales particularmente dispares sobre Hellenikon.

“El Gobierno considera Hellenikon su máxima prioridad”, dijo a Reuters el ministro de Economía, Stergios Pitsiorlas. “Hay unos cuantos problemas finales”, dijo, pero añadió que el decreto que permite que el proyecto siga adelante saldría a finales de este año, como lo estipula el último acuerdo de rescate.

El ministro de Infraestructuras, Christos Spirtzis, también dijo a activistas locales de Syriza en abril que el Gobierno no pondría ningún obstáculo en el camino del proyecto.

Sin embargo, un vídeo de la reunión publicada en YouTube lo muestra aparentemente cuestionando su viabilidad. “Si ves que Hellenikon ha terminado, ¡dame un anillo!” Le dice riendo al público. “Estoy convencido… ningún inversor privado puede pagar ocho, nueve o diez mil millones de su bolsillo.”

La oposición al proyecto sigue siendo fuerte. “Creemos que perjudica la economía, la sociedad, la planificación urbana y el medio ambiente”, dijo el activista Panos Totsikas. “Es una monstruosidad”.

Lamda reveló un plan detallado para Hellenikon el mes pasado, dando inicio a una consulta pública y otras acciones que se supone formarán parte del decreto.

Athanassiou dice que el progreso es vital para alentar a más inversores a unirse a su proyecto y a otros. “Cada día que hay un retraso, el país pierde la oportunidad de convertirse no sólo en una atracción turística, sino también en una inversión cultural”, dijo.

Los arqueólogos advierten de que el desarrollo no debe amenazar los sitios que precisamente quieren ver los visitantes. “Si no protegemos nuestro entorno cultural como joya de la corona, los productos turísticos que los potenciales inversores quieren vender perderán su valor”, dijo Stathis Gotsis, de la Asociación de Arqueólogos de Grecia.

“Declarar y demarcar un área como un sitio arqueológico no significa que no pueda haber una inversión allí, puede seguir adelante y estar bien protegido y supervisado por el departamento arqueológico”, dijo a Reuters.

Por ejemplo, la construcción del Metro de Atenas ha desenterrado desde la década de 1990 importantes antigüedades que ahora se exhiben tanto para los visitantes como para los residentes.

INVERTIR EN GRECIA

La privatización está en manos de una agencia gubernamental, el Fondo de Desarrollo de Activos de la República Helénica (HRADF). Este organismo es responsable de las ventas que van desde la red ferroviaria a los puertos marítimos y aeropuertos.

HRADF y la entidad estatal propietaria de Hellenikon presentaron una apelación en mayo contra la decisión de la autoridad forestal. Todavía está pendiente la decisión.

La nueva dirigente de HRADF, Lila Tsitsogiannopoulou, dijo que su agencia ha tratado de “limpiar” los activos estatales antes de ponerlos a la venta, pero que acontecimientos imprevisibles obstaculizaron sus esfuerzos. “El deber de la agencia es reunir los dos mundos en la misma mesa y resolver los problemas”, dijo a Reuters.

La inversión extranjera directa se situó en 2.800 millones de euros el año pasado, un aumento de 11 veces desde 2010, cuando Grecia recibió su primer rescate, con Alemania como principal contribuyente. Pero la cifra es un 35 por ciento inferior a la de 2006, antes de la crisis.

Hacer negocios en Grecia no ha sido fácil. El país ocupa el puesto 61 en 190 países, detrás de México y Ruanda, así como de la mayoría de sus socios de la Unión Europea, en un informe del Banco Mundial. En términos de hacer cumplir los contratos, Grecia está en el puesto 133.

Costas Mitropoulos, antiguo dirigente de la HRADF, culpó del descontento generalizado a leyes contradictorias y decisiones ministeriales inconsistentes. “Esto inevitablemente lleva a demoras, complica la toma de decisiones y resulta en interferencia política”, dijo Mitropoulos, quien ahora es director ejecutivo de PwC.

Tsitsogiannopoulou insiste en que el proyecto de golf en Rodas seguirá adelante al igual que Hellenikon. HRADF pagará a arqueólogos para definir qué partes del terreno pueden esconder antigüedades.

Angeliades dijo que su decisión final sobre si seguir adelante con la inversión dependía de lo relevante de los hallazgos.

“No es fácil, como ustedes comprenderán, construir todo el proyecto con los arqueólogos sobre nuestras cabezas, es un proyecto muy grande y no podemos parar cada vez que hay un hallazgo”.

Como muchos miembros de la diáspora griega, Angeliades tiene lazos fuertes con su patria. Pero él dijo: “¿Cómo puede un inversor venir y hacer una inversión sin vivir con el miedo de que con cualquier ley vaya a perder dinero?”

Ahora, a los 76 años, Angeliades teme que sus ambiciones se alejan. “Este es un proyecto en el que he puesto mi corazón… y el tiempo no pasa en balde”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

PRECIOS DE COMBUSTIBLES

GASOLINA SUPER ₡577
GASOLINA PLUS ₡555
DIESEL ₡449

Fuente: RECOPE

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.180 seguidores