Inicio » Internacionales » Chile

Category Archives: Chile

Condiciones “muy adversas” para rescatar a mineros en el sur de Chile

 

Condiciones muy adversas para rescatar a mineros en el sur de Chile

Socorristas intentan rescatar a dos trabajadores atrapados en la mina Delia 2 a unos 1.600 km al sur de Santiago el 13 de junio de 2017 (Intendencia Aysén/AFP | HO)

(AFP) – Más de sesenta expertos trabajan en el rescate de dos hombres que quedaron atrapados al interior de una mina en el sur de Chile, en una operación que enfrenta condiciones “muy adversas”, según dijeron este miércoles autoridades.

El caso ha sido comparado con el de los 33 mineros que en 2010 quedaron atrapados a más de 600 metros de profundidad en el norte de Chile y que fueron rescatados sanos y salvos al cabo de 69 días de encierro.

“Estamos frente a condiciones bien adversas, que son complejas”, dijo este miércoles la ministra de Minería, Aurora Williams, que se trasladó hasta la región de Aysén, a unos 1.600 km al sur de Santiago, para coordinar las labores de los rescatistas.

El accidente se produjo el viernes a causa de una inundación en la mina Delia II de la minera Cerro Bayo, operada por la compañía canadiense Mandalay Resources, en momentos en que los dos operarios manipulaban maquinaria pesada en el interior del yacimiento.

Los dos mineros se mantienen atrapados y sin contacto con el exterior.

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) confirmó la presencia de agua dentro de la mina y estimó que “desde la superficie hasta el punto probable donde se encontrarían los trabajadores, existen 250 metros de profundidad en línea recta, mientras que el recorrido por las galerías abarca una distancia de 1.900 metros”.

“En este accidente hay hundimiento del terreno, lo que hace que una laguna se despliegue y por lo tanto tenemos a la laguna conectada con la mina y eso significa que hay presencia de agua”, describió la ministra Williams.

Más de sesenta expertos colaboran en la búsqueda de los mineros, entre ellos algunos de los que participaron en el exitoso rescate de los 33 mineros de Atacama, en octubre de 2010.

“El rescate aquí es mucho más complicado que el de la mina San José (donde quedaron atrapados los 33 mineros). Cuando es una mina ‘seca’ y se derrumba la galería, no hay problema, porque queda espacio, pero aquí el agua llena todo”, explicó por su parte el ingeniero civil en minas y académico de la Universidad de Santiago, Omar Gallardo.

Buscan a dos mineros atrapados en mina del sur de Chile

Buscan a dos mineros atrapados en mina del sur de Chile

Camiones Komatsu 930 estacionados en la mina de cobre Los Bronces, a 60 km de Santiago, el 27 de diciembre de 2011 (AFP/Archivos | Ariel Marinkovic)

(AFP) – Equipos de rescate trabajaban a contrarreloj este domingo para ubicar a dos mineros atrapados en la profundidad de una mina de oro en Aysén, sur de Chile, informaron autoridades locales.

El accidente se produjo el viernes a causa de una inundación en la mina Delia II de la minera Cerro Bayo, operada por la compañía canadiense Mandalay Resources, en momentos en que los dos operarios manipulaban maquinaria pesada en el interior del yacimiento.

“Las 02 personas se mantienen atrapadas y sin contacto con el exterior, desconociendo aún su condición”, informó la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) confirmó la presencia de agua dentro de la mina y estimó que “desde la superficie hasta el punto probable donde se encontrarían los trabajadores, existen 250 metros de profundidad en línea recta, mientras que el recorrido por las galerías abarca una distancia de 1.900 metros”.

Este domingo se sumó al equipo de rescate un grupo de bomberos portando una sonda robot que a ser utilizada en el operativo que busca dar con los mineros, con la esperanza que se encuentren en un refugio ubicado dentro de la mina.

Chile: detienen a 11 policías por escándalo de malversación

1

SANTIAGO DE CHILE (AP) — Un fiscal de Chile ordenó la detención de 11 policías involucrados en el escándalo de malversación que ha mermado la popularidad de la institución en los últimos meses.

Las capturas se llevaron a cabo el domingo por orden del fiscal Eugenio Campos y las acusaciones se realizaron el lunes. Desde que estalló el caso en marzo, Campos ha acusado judicialmente a 74 personas, la mayoría oficiales activos o en retiro de la policía, de malversación de caudales públicos, lavado de activos y organización ilícita.

Entre los detenidos la víspera hay un matrimonio de comerciantes que recibió cheques en blanco que llenó por cinco mil millones de pesos (unos 7,4 millones de dólares), que devolvieron en efectivo a los oficiales que se los entregaron a cambio de ganar 500.000 pesos cada uno (alrededor de 1,5 millones de dólares entre ambos).

La policía uniformada, con 58.000 funcionarios, fue la primera institución en recuperar su prestigio tras la dictadura militar (1973-1990). En diciembre de 2016, los Carabineros tenían una aprobación de 46%, según la encuesta del Centro de Estudios Públicos, la de mayor credibilidad del mercado local, que cayó a un 33% en mayo último.

Al escándalo por malversación siguió una noticia que volvió a afectar su popularidad: la semana pasada se supo que la institución perdió una subametralladora UZI y una decena de revólveres de una escuela de formación. Además, su director nacional, general Bruno Villalobos, tuvo que declarar hace dos meses en una causa por violaciones a los derechos humanos.

El abogado acusador, Cristián Cruz, dijo que Villalobos era uno de los jefes del contingente que en 1985 detuvo a más de un centenar de universitarios que realizaban trabajos voluntarios en la cordillerana ciudad de Los Andes, y que “fueron no solo apremiados sino que algunos torturados, y producto de aquello falleció Patricio Manzano”. Hasta el momento Villalobos ha declarado como testigo, no como inculpado.

Perros logran que niños autistas vayan al dentista en Chile

SOP-AP-SPANI-SPAN-CH_Silv-2

SANTIAGO DE CHILE (AP) — Cuando Diego Rosales, un niño con autismo, tenía poco más de cuatro años y le estaban saliendo los dientes, un odontólogo, tres enfermeras y un enfermero trataron de mantenerlo quieto en el sillón para revisarlo. Fue imposible.

“Me muerde mucho, no lo puedo revisar”, le dijo el dentista a Verónica Narváez, su mamá.

Las visitas al dentista se volvieron un sufrimiento. “La última vez, (al) ver tantos enfermeros arriba de él como si fuera un monstruito, yo dije ‘No’”, contó Narváez a The Associated Press. En una ocasión en 2016, recordó, su hijo se fue a dormir y se movió por horas un diente hasta que se le cayó con tal de evitar ir al odontólogo.

Familiares de niños autistas dicen que llevarlos al odontólogo es un suplicio: les molesta la luz sobre el sillón, la vibración del taladro, que les invadan su espacio; no quieren abrir la boca y muerden.

En Chile, Raúl Varela, de 52 años y quien también tiene un hijo con autismo, comenzó a aplicar hace unos años una técnica inédita en el país y que ha dado resultados positivos para varias familias: el uso de perros de terapia que acompañan en todo momento a los pequeños durante sus visitas al dentista.

A Diego, que ahora tiene nueve años, le presentaron hace poco a “Zucca”, una labradora negra entrenada por Varela. Y las idas al dentista cambiaron.

Un día reciente, Diego llegó al consultorio donde ya lo esperaba “Zucca”, que se tendió sobre sus piernas todo el tiempo. El pequeño pareció no percatarse cuando lo anestesiaron y le sacaron un diente, el que al final recibió cual trofeo en una caja con forma de ratón.

Jennifer Puglisevich, una psicóloga de la Universidad de Chile, dijo a la AP que los niños diagnosticados con autismo se caracterizan por tener dificultades para comunicarse e interactuar.

Sin embargo, Varela vio que los menores desarrollan un fuerte vínculo con los perros -especialmente con las hembras- porque suelen ser pacientes y resisten los comportamientos disruptivos y a veces agresivos de los pequeños.

Hace una década, Varela compró a la “Negra”, una labradora de entonces 11 meses, para que estuviera con su hijo Raúl. Fue entrenada y adaptaron un arnés para unir a ambos y que ayudara a contener al pequeño cuando, por ejemplo, intentara salir de la casa.

Varela vio que “Rulo”, como le dicen a su hijo, empezó a tranquilizarse tras convivir con “Negra”, sobre todo después de que comenzaron a dormir juntos.

Entonces decidió dejar su trabajo de 30 años en Wal-Mart y se dedicó a estudiar hasta certificarse como entrenador de perros de terapia para niños autistas por la organización española Bocalán. Con el tiempo, Varela preparó a “Zucca” para acompañar a los niños al dentista.

“Zucca” ya estaba entrenada para estar con niños autistas, pero ir al dentista era algo distinto: debía soportar los gritos, el ruido del taladro y permanecer en el regazo de los menores aunque les tiraran el pelo, las orejas o la apretaran.

Sus hijos menores le ayudaron. Le pedía a uno de ellos que se tendiera en el suelo y ponía a “Zucca” sobre él, 10 minutos, 15, 20. Luego trasladó el ejercicio arriba de un sillón.

Creó la Corporación Junto a Ti, una organización sin fines de lucro, que hoy cuenta con seis entrenadores e igual número de labradoras preparadas para ir al dentista. Otras tres perras Golden Retriever están siendo entrenadas ahora como canes de terapia.

Sólo tiene hembras y cada una tiene asignada a un paciente. “Ellas generan un apego más natural, son menos dominantes y más suaves que los machos”, dijo.

Desde hace cuatro años la Corporación trabaja con una consulta dental que la Universidad de Los Andes tiene en la apartada comuna de San Bernardo. Es el único lugar en Chile donde trabajan con los perros de terapia para apoyar a los niños autistas en el odontólogo. Hasta ahora se han atendido a cerca de 50 niños.

La clínica sólo atiende un viernes al mes y las perras de la Corporación apoyan hasta seis niños por día. El lugar paga el equivalente a 67 dólares por el uso de cada perro, pero los costos para los pacientes depende de los ingresos familiares y hay una lista de espera de más de 300 niños de todo el país.

Andrea Ormeño, odontóloga y profesora del plantel en San Bernardo, dice que los perros hacen que los niños ingresen a la sala sin problema. “Son guiados por el mismo perro, entonces se sienten en compañía y en tranquilidad”.

El programa de asistencia con perros ha hecho que los niños sean atendidos en forma convencional y que no tengan que ser anestesiados por completo, lo cual puede costar hasta 1.500 dólares, dice Ormeño.

Últimamente, además de los pequeños con autismo, se atiende a niños con otras discapacidades como agenesia del cuerpo calloso, un defecto en la estructura que conecta los dos hemisferios del cerebro que ocasiona un retraso mental grave. Una de esas pacientes es Rayén Antinao.

Tiene 9 años y no habla, pero cuando hace poco vio a “Zucca” a la entrada de la consulta, empezó a emitir sonidos agudos que la madre y la doctora describieron como manifestaciones de alegría.

Ya en el sillón dental, dos doctoras revisaron a Rayén y mientras le limpiaban su dentadura y le explicaban a su madre cómo hacerlo en casa, la pequeña tomó las patas de “Zucca” que no dejó de moverle la cola. Durante todo el proceso la labradora no retiró sus extremidades del estómago de la niña, que siguió emitiendo sonidos de felicidad.

Diego ha vuelto al dentista y ahí está “Zucca”. La labradora acurruca su cabeza en los muslos del niño, que la mira con ojos brillantes, le acaricia la cabeza y le toma las extremidades delanteras. No puede hablarle porque está anestesiado.

A unos pasos de “Zucca” está “Mayra”, otra labradora negra que está terminando su entrenamiento acostumbrándose al ruido de la consulta dental, especialmente al del taladro.

La sesión concluyó, pero Diego continuó acariciando a “Zucca”. Dijo que su pelo era suave y parecía no querer apartarse de ella.

Atrás quedaron los dramas.

“Ahora él pregunta, ‘¿y cuándo vamos a ir al dentista, ¿y cuándo me van a ver los dientes’”, dijo Narváez, la mamá de Diego.

Chile: evacuados por incendios temen por sus hogares

9691eae2da614605b10f6a70670038f1

PORTEZUELO, Chile (AP) — El viento impedía la labor de bomberos y brigadistas que luchaban por impedir que gigantescas lenguas de fuego abrazaran unas 800 casas del balneario de Dichato. Aunque las llamas siguen vivas, sus dueños se resisten a dejar sus hogares y siguen dando pelea a los incendios forestales que consumen parte del centro sur de Chile.

El lunes temprano, las enemigas de los brigadistas en esta comuna de Portezuelo eran las empinadas y profundas quebradas de la cordillera de los Andes, que obligaron a evacuar a otras 200 familias que esperaron angustiadas el amanecer para saber si sus viviendas habían sido consumidas por los incendios que han cobrado la vida de 11 personas este mes.

Según el último balance de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), al atardecer se combatían 61 siniestros, se habían extinguido ocho y 50 estaban controlados, lo que significa que no hay llamas, pero bajo tierra las raíces de la vegetación siguen ardiendo y cualquier ayuda del viento las reaviva.

El alcalde de Portezuelo, Rene Schuffenegger, recorrió temprano las áreas evacuadas y en declaraciones a The Associated Press señaló que tenía informes preliminares de sólo tres o cuatro viviendas destruidas.

A primera hora, varios lugareños de esta comuna trataron de detener con ramas las llamas que se acercaban a sus invernaderos, pero perdieron la batalla. En tanto, muchos bomberos están viajando a colaborar a las zonas amagadas con uniformes que no son los apropiados para combatir incendios forestales.

Ése es el caso del capitán de bomberos Jorge González y 42 voluntarios que llegaron desde Arica —en pleno desierto de Atacama— a Portezuelo, 430 kilómetros al sur de Santiago. Al ser consultado por AP, González precisó que como sus uniformes no tienen las capas necesarias para este tipo de siniestros, se quedan un poco más atrás que sus colegas de la zona.

Al atardecer, lo que empezó como un incendio de pastizales se convirtió en tres grandes focos que amenazaban tres barriadas —la mayoría de viviendas de madera— del balneario de Dichato de la comuna de Tomé, unos 470 kilómetros al sur de Santiago.

Las descargas de agua de aeronaves intentaban frenar las lenguas de fuego, mientras brigadistas construían cortafuegos y los bomberos trataban de acercarse a las llamas y los vecinos luchaban mojando sus viviendas, despejando el suelo sacando malezas.

Los lugareños de Dichato, especialmente los que vivían cerca de la costa, perdieron todo por el tsunami que siguió al terremoto de magnitud 8,8 que asoló el centro sur del país. Les costó, pero al final se pusieron de pie.

Más al norte, cerca de San Javier, la reactivación de otro siniestro amenazaba algunas casas y quemó bosques nativos de una reserva natural, así como a parte de su fauna. En Pupuya, en la comuna de Navidad, otro siniestro avanzaba rápido entre los árboles.

Entretanto, muchas familias que viven entre cerros escarpados, en medio de bosques y que no aparecen mucho en televisión como las demás áreas afectadas, empezaron a bajar hacia las orillas de las carreteras y se instalaron con pequeñas carpas y carteles que dicen: “Necesitamos ayuda”.

En la localidad de Huillín, Fernando Hernández dijo que “a mí no me quedó nada, puramente lo puesto”, mientras Jenny Garrido aseguró que lleva dos días a la orilla de una carretera junto a su familia y precisó que, “estamos sin luz, sin agua, sin baño”.

Florinda Chamorro, con su marido y sus dos cuñados, están en una carpa individual a la espera de una mano amiga.

Las comunas y localidades más afectadas, desde donde los enviados de televisión transmiten en directo, ya no tienen donde guardar ayuda y hay temor de que se vaya a perder comida, especialmente frutas y verduras.

Unas 19.500 personas —la mayoría militares y policías— incluidos más de 500 brigadistas de más de una decena de países que viajaron a Chile a arriesgar sus vidas por ayudar a desconocidos, ya están combatiendo los siniestros que han consumido 336.520 hectáreas de la zona centro sur chilena con saldo hasta el momento de 11 muertos, según cifras del gobierno chileno.

La compleja geografía de la cordillera y miles de hectáreas de bosques quemados que mantienen el suelo ardiendo hacen que sea muy difícil la labor de los brigadistas, lo que torna vital la tarea de las aeronaves que descargan millares de litros de agua en la zona siniestrada.

El primer sobrevuelo del avión ruso Ilyushin el lunes sobre Portezuelo, junto con los anteriores del SuperTanker estadounidense —que paró sus actividades por mantenimiento el lunes— ocasionan un frenesí de alegría en tierra: la gente grita, salta, aplaude, al depositar sus esperanzas en las aeronaves que al humedecer la tierra permite que bomberos y brigadistas forestales se acerquen a los focos de fuego para intentar apagarlos.

Los incendios forestales, que recrudecieron a comienzos de año, son los peores de la historia de Chile y se ensañaron con una zona de bosques de pinos y eucaliptos —que ayudan alimentar el fuego— monocultivo impulsado por un decreto en los primeros años de la dictadura militar (1973-1990) y que nunca fue modificado. Hasta el momento han ocasionado la muerte de 11 personas.

Aunque los siniestros no avanzan tantos kilómetros como al comienzo, vuelven a reactivarse una y otra vez y centenares de personas pasan las noches en vela, al lado de baldes con agua dispuestas a defender sus casas como puedan.

Chile: Incendios forestales ceden y comienza reconstrucción

1485208560_077903_1485210161_noticia_normal

PORTEZUELO, Chile (AP) — Los incendios que han consumido más de medio millón de hectáreas en Chile parecían ceder el domingo en medio de la llegada masiva de asistencia internacional, mientras en las poblaciones arrasadas se concentraban los esfuerzos para ponerse de nuevo en pie.

“Vamos mejorando paulatinamente” señaló Aaron Cavieres, director de la Corporación Nacional Forestal (CONAF). Para el domingo por la tarde las autoridades reportaban 58 incendios activos, 55 controlados y 11 extinguidos.

Cavieres señaló que la disminución de la superficie de hectáreas afectadas estaría mostrando que las acciones contra la lucha del fuego están dando finalmente resultado.

Parte de esta mejora se debería también a la llegada de ayuda internacional: alrededor de 500 brigadistas de México, Perú, Colombia, España, Portugal, Panamá, Brasil, Venezuela, Argentina, Japón y Francia en los últimos días y un total de 11.000 efectivos luchando contra el fuego el domingo en el terreno.

A las acciones de la aeronave antiincendios, el Supertanker, se sumarán dos aviones Hércules facilitados por Brasil que aterrizaron el domingo y el avión Ilyushin II-76 ruso, cuya llegada estaba prevista para la madrugada.

Y mientras el fuego se aplaca, comienza la no menos ardua tarea de sacar las cenizas y comenzar de nuevo.

Pocos países como Chile están acostumbrados a lidiar a su manera con los desastres naturales y ponerse de pie. Terremotos, tsunamis, inundaciones, volcanes y ahora incendios megadestructivos han golpeado en los últimos días al país.

Gran ejemplo de esto son los habitantes de Santa Olga, la población que resultó totalmente arrasada por el fuego el jueves de madrugada dejando a todo el país sobrecogido al ponerle muchas caras humanas a la tragedia hasta entonces abstracta de las llamas.

Horas después de asimilar lo ocurrido, los habitantes de Santa Olga se disponían a levantarse y guardar las lágrimas para cuando la reconstrucción del poblado ya esté terminada.

La solidaridad de un país habituado a las tragedias se activó a la velocidad de la luz, y las labores de acopio se iniciaron en todo Chile para enviar la ayuda que ha estado llegando a Santa Olga desde todos los lugares de este extenso país, hasta el punto que las autoridades tuvieron que pedir el sábado que la asistencia se canalizara y los particulares dejarán de congestionar el área, en la que todavía hay focos de incendios y por la que es necesario transitar de forma más expedita.

Sin embargo la lucha contra el fuego no termina y el domingo se reactivaban los focos de incendio en la zona de Portazuelos, más de 400 kilómetros al sur del Santiago, en la región del Bío-Bío, que durante la noche cobraban fuerza y devoraban feroces muchos de los cerros, mientras las poblaciones cercanas debían de ser evacuadas.

“El incendio se encuentra complicado ahora mismo en la zona de cerro y en un lugar de difícil acceso para los brigadistas de a pie. Es por eso que están colaborando dos helicópteros y una avioneta, además de los bomberos y varios particulares, en total unas 50 personas”, explicó a la AP Matías Albornoz, teniente primero de la primera compañía de Bomberos de Chillán.

Albornoz lleva cuatro días con sus cuatro noches sin descanso luchando contra el fuego, que como muchos de este megaincendio traicionero se aplaca para volverse a reactivar cuando ya aparecen controlados, debido al cambio de los vientos y a las raíces que siguen ardiendo bajo tierra.

“Es difícil pero la gente se porta muy bien con nosotros, nos dan palabras de aliento y estamos altamente agradecidos”, relató el bombero cuya vocación para enfrentarse valientemente al fuego se divide en dos razones, su hija y “ver a tanta gente sufriendo”.

Albornoz encarna la cara amable de esta tragedia, la de los bomberos en un país donde esta organización no es profesional y, por tanto, no es remunerada, y depende de la solidaridad de la gente para alimentarse o incluso descansar entre turnos.

Aunque el agradecimiento de las personas es infinito y también cuenta.

“Vivo en Fuenzalida, en una zona en la que el fuego estuvo a 100 metros de nuestra casa y donde se habría quemado todo, todo, si no hubiera sido por la ayuda de todo el personal que llegó para apagarlo”, explica a la AP, Gabriel Montesinos, habitante de una casa rodeada por bosque.

“Estoy infinitamente agradecido a la compañías de bomberos de Puerto Montt, de Frutillar, del Norte, de todo el país, a todos los muchachos que lucharon con palas y a la solidaridad de este país, que por suerte la gente eso no lo pierde”, explicó emocionado Montesinos.

“El fuego bajaba por el cerro y el sonido era el similar al de una cascada, ahí estuvimos despiertos hasta las 5 de la mañana”, relata todavía con susto.

“Estamos agradecidos a todos y contentísimos, agradecidos también a Dios porque el viento llevó el fuego hacia otro lado”, concluyó.

Policía captura a 43 sospechosos por los incendios forestales en Chile

La Policía detuvo hasta ayer a 43 personas “por su eventual responsabilidad en los incendios forestales” que afectan a siete regiones del centro y sur de Chile, en la mayor catástrofe forestal de la historia de este país, informó la presidenta Michelle Bachelet durante su balance.

La mayoría de los sospechosos fueron detenidos en las regiones de O’Higgins (sur), Maule (norte) y Biobío (sur), las más afectadas por el fuego, donde la Fiscalía ya presentó acusaciones en su contra por provocación de incendios. Las penas por este delito alcanzan los 20 años de cárcel.

“Estamos seguros de que sí ha habido intencionalidad en algunos de los focos; vamos a seguir las responsabilidades hasta el final”, dijo Bachelet.

Si bien el 90% de los incendios en Chile son causados por el hombre, en la actual emergencia los siniestros también fueron avivados por fuertes vientos, altas temperaturas y una sequía que desde hace ocho años arrecia en las zonas afectadas.

MINUTO A MINUTO | EMERGENCIA EN CHILE

Chile en este momento se encuentra en alerta roja tras los grandes e incontrolables incendios forestales.

En este momento el pueblo de San Ramón está siendo evacuado, personal del Ejército, ambulancias y puestos de atención se encuentran en Santa Olga.

En este momento el fuego continúa avanzando.

Bomberos y el Ejército como se menciona anteriormente se encuentran en la zona.

Estos incendios forestales cumplen ya mas de 3 semanas.

Las personas que se les ha quemado todo no bajan los brasos y continúan limpiando y luchando contra los incendios.

….

https://twitter.com/NoticiasAlInst7/status/825013403051819008

LAS SIGUIENTES INFORMACIONES FUERON DEL DÍA 27 DE ENERO.

URGENTE: Accidente de camión de Bomberos deja un muerto en Chile

Imagen ilustrativa


Un voluntario muerto dejó el accidente que protagonizó una unidad de Bomberos de la comuna de Ñiquen que se dirigía hacia un incendio que ocurría en la comuna de San Fabián de Alico, en la zona precordillerana de Ñuble.

Hecho que fue confirmado por las autoridades bomberiles de la provincia, quienes lamentaron el deceso de uno de sus efectivos, con lo cual se suma un nuevo mártir a la institución y que además dejó a otro efectivo herido.

Una de las versiones sobre la causa del accidente asegura que el vehículo, mientras se dirigía al sector afectado,habría volcado en la ruta.

Sin embargo, también existe otro relato el cual afirma que el vehículo habría sufrido la caída de un árbol y que este al momento de caer habría provocado la muerte del voluntario.

Al lugar se trasladan unidades de rescate de la comuna de San Carlos para poder prestar ayuda a los otros ocupantes que resultaron heridos.

Además, al lugar se dirigen otras compañías de Bomberos para confirmar lo sucedido y prestar la ayuda que sea necesaria.

Incendios en Chile: el fuego arrasó con un pueblo entero y dejó nueve muertos

Las llamas ya quemaron 238.000 hectáreas, incluido todo el pueblo de Santa Olga, en el centro-sur del país; ayer murieron tres personas

2350680h765

Créditos: La Nacion Argentina http://www.lanacion.com.ar/

Nueve muertos, un pueblo entero arrasado por las llamas y más de 238.000 hectáreas quemadas en total es el saldo de los incendios forestales en Chile.

“Hemos perdido entre 800 y 1000 casas, podemos decir que el pueblo de Santa Olga se quemó, hay localidades completas quemadas”, sintetizó Carlos Valenzuela, alcalde de Constitución, una localidad del centro-sur de Chile que fue asolada por el terremoto y tsunami de 2010 y que ahora está bajo las llamas.

“Este drama echa por tierra todo lo que habíamos ganado, pero nos vamos a levantar de nuevo”, dijo el jefe comunal en contacto con la prensa.

En el pueblo de Santa Olga viven poco más de 7000 personas: todas fueron evacuadas antes de que las llamas acorralaran sus hogares. Pero los incendios forestales en la zona rural de Chile comenzaron hace dos semanas y ya se cobraron nueve vidas en total. Ayer murieron tres personas que acudieron al rescate de familias campesinas y que no pudieron escapar de las llamas: un funcionario de Bomberos y dos efectivos de Carabineros.

La presidenta Michelle Bachelet recorrió la zona, sostuvo reuniones de emergencia, lamentó las siete muertes, envió condolencias y decretó duelo regional. “No vamos a bajar los brazos hasta que la situación esté controlada”, dijo.

La Oficina Nacional de Emergencias de Chile (Onemi) reportó que hay 64 incendios activos en la zona crítica y que son más de 35 los que se encuentran sin control. La Corporación Nacional Forestal (Conaf), por su parte, cifró en 99 los siniestros en el país. Hay más de 5000 personas que combaten el fuego en tierra y decenas de helicópteros y aviones atacan desde el aire, incluido el avión de combate de incendios más grande del mundo, el Supertanker estadounidense, que fue financiado por Lucy Avilés, una filántropa chilena en Colorado que entregó el dinero para operar la nave durante seis días en Chile. El aparato, con capacidad de 72.000 litros de agua, sobrevoló ayer la zona de Hualañé y realizó dos descargas: logró aplacar los incendios y la temperatura en esa zona.

Para la jornada de hoy se espera que las temperaturas suban: de 38 grados a más de 40 en algunas localidades, en la tercera ola de calor que enfrenta el centro de Chile (regiones VI, VII y VIII) sólo en enero. Esta condición, sumada a los vientos de más de 30 nudos (unos 60 kilómetros por hora) y la humedad bajo el 30 por ciento, se conoce como 30-30-30 y es un factor clave para que los incendios se propaguen sin control.

A la fecha, hay once personas detenidas como sospechosas de haber iniciado intencionalmente algunos de los focos de fuego, mientras que un fiscal especial indaga la posible responsabilidad de empresas eléctricas, por falta de manutención en el tendido eléctrico en zonas rurales.