Inicio » Internacionales » México

Category Archives: México

Pistoleros matan a 2 investigadores y a un menor en Cancún

PAG30-ELPANCHO-ESPECIAL

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Pistoleros mataron en Cancún, a un matrimonio que trabajaba para la procuraduría de justicia del estado de Quintana Roo y a un niño que estaba con ellos, dijeron las autoridades en México.

El procurador de Quintana Roo, Miguel Ángel Pech Cen, dijo que los investigadores salían de un restaurante el sábado cuando fueron baleados. Las autoridades no revelaron la identidad al niño.

Pech Cen dijo en una declaración el domingo que el hombre era un comandante que había tenido éxito investigando a grupos criminales. Agregó que el policía ministerial había recibido amenazas de muerte recientemente a causa de su trabajo.

En enero, pistoleros atacaron la oficina de la procuraduría en Cancún y mataron a cuatro personas.

Anuncios

Miles de casas destruidas por sismo en México, cifra de muertos aumenta a 90

Miles de casas destruidas por sismo en México, cifra de muertos aumenta a 90

Residentes caminan frente a los escombros de un edificio dañado por un sismo que sacudió a la costa sur de México el jueves, en Salina Cruz, Oaxaca, México, 8 de septiembre de 2017. REUTERS/Carlos Jasso

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) – El poderoso sismo que sacudió a México el jueves cerca de la medianoche dejó al menos 90 muertos, dañó miles de viviendas y afectó a más de dos millones de personas en el sur del país, dijeron el domingo autoridades estatales.

El terremoto de magnitud 8.1 frente a la costa del estado sureño de Chiapas fue más fuerte que el temblor que en 1985 devastó partes de Ciudad de México y causó miles de muertes. Sin embargo, su mayor profundidad y distancia ayudó a salvar a la capital de daños más graves.

El sábado en la noche, autoridades del estado sureño de Oaxaca reportaron 71 muertes confirmadas, la mayor parte de ellas en el pequeño municipio de Juchitán, donde se realizaban múltiples funerales.

Imágenes de televisión mostraron casas y edificaciones completamente destruidas en poblados de Oaxaca ubicados en la parte más estrecha de México, el istmo de Tehuantepec.

Las réplicas continuaban el domingo, y decenas de personas permanecían en parques y patios al aire libre negándose a entrar a sus viviendas por temor a que colapsen. Montones de escombro estaban esparcidos por las calles y el nerviosismo era visible en los residentes.

El gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, dijo a periodistas que el sismo afectó a 41 municipios y probablemente a uno de cada cinco de los 4 millones de habitantes del estado.

“Estamos hablando de más de 800,000 personas que potencialmente lo perdieron todo, y algunas a sus seres queridos”, dijo.

Sólo en Juchitán, más de 5,000 viviendas sufrieron graves daños junto con escuelas, un hospital y una iglesia, mientras que el palacio municipal se derrumbó.

En el vecino Chiapas al menos 15 personas murieron y su gobernador, Manuel Velasco, dijo que unas 41,000 viviendas sufrieron daños, estimando que cerca de 1,5 millones de personas fueron afectadas. Otras cuatro muertes se registraron en el estado sureño de Tabasco.

El presidente Enrique Peña Nieto declaró el viernes tres días de duelo nacional, y se comprometió a reconstruir los pueblos destrozados.

Pobladores dijeron en entrevistas a la televisión que la ayuda estaba llegando a cuentagotas, mientras que autoridades realizaban recorridos por las zonas más golpeadas para cuantificar los daños materiales.

Autoridades estiman más de 2 millones de personas afectadas por terromoto en México

Autoridades estiman más de 2 millones de personas afectadas por terromoto en México

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) – Más de dos millones de mexicanos habrían resultado afectados por el poderoso terremoto que sacudió el centro y sur de México el jueves, según autoridades, que aún realizaban recorridos por las zonas más golpeadas en busca de cuantificar los daños materiales.

El sismo de magnitud 8.1, el más fuerte en más de 80 años según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), dejó al menos 90 muertos, luego de que autoridades de protección civil del estado sureño de Oaxaca confirmaron el sábado 71 fallecimientos en ese distrito.

En ese estado, los daños alcanzaban a 41 municipios y a más de 800,000 personas, dijo el domingo el gobernador Alejandro Murat en conferencia de prensa.

De acuerdo con las mediciones del Servicio Sismológico Nacional de México, el terremoto tuvo una magnitud de 8.2 y se originó en el Océano Pacífico cerca del pequeño poblado de Pijijiapan, en el estado Chiapas.

En ese distrito, se tenía registro de 15 fallecimientos, afectaciones en sus 122 municipios y daños en 40,633 viviendas, que se traducían en casi un millón y medio de personas afectadas, dijo su gobernador, Manuel Velasco, a la televisión local.

En el vecino estado de Tabasco fuentes oficiales dieron cuenta de cuatro decesos y al menos 160 inmuebles dañados.

Refuerzan las tareas de auxilio en zonas afectadas por el sismo en México

Refuerzan las tareas de auxilio en zonas afectadas por el sismo en México

Búsqueda de sobrevivientes entre los escombros en Juchitán, Oaxaca, tres días después del mayor sismo en un siglo en México, el 10 de septiembre de 2017 (AFP | RONALDO SCHEMIDT)

(AFP) – Las tareas de auxilio a la población tras el terremoto de 8,2 grados de la medianoche del jueves, el mayor en un siglo en este país, se aceleraban el domingo en comunidades del sur de México, donde el sismo dejó al menos 65 muertos, según informes del gobierno federal.

Las autoridades centrales revisaban con detalle un nuevo reporte de 25 fallecidos más en Oaxaca, donde se sintió con mucha fuerza el sismo que tuvo su epicentro en el Pacífico frente a las costas del vecino Chiapas.

“De manera parcial hay 71 personas fallecidas”, dijo en rueda de prensa este domingo Alejandro Murat, gobernador de Oaxaca. “Pero tenemos todavía que confirmar” ese dato, advirtió a la televisora Milenio Rosario Robles, secretaria de Desarrollo Urbano y quien se encuentra en Oaxaca.

Protección Civil del ministerio de Gobernación (Interior) lleva el recuento oficial nacional de las víctimas del sismo y no confirmó el reporte del gobernador.

Hasta ahora Gobernación contabiliza de forma oficial 46 muertos en Oaxaca, 15 en Chiapas y cuatro en Tabasco.

– Noche de susto, mañana de dolor –

Entre la angustía de ver su casa en escombros o a punto de venirse abajo con las réplicas del sismo, crecen los reclamos de pobladores por la falta de víveres y agua cuando la ayuda apenas empieza a llegar a las comunidades más aisladas de Chiapas y Oaxaca, algunas de ellas de difícil acceso por estar entre montañas.

Juchitán, una localidad en Oaxaca de 100.000 habitantes y convertida en el epicentro de la tragedia con 37 muertos confirmados, pasó otra noche de terror por las constantes réplicas.

Uno de los pocos hoteles que parecía haber resistido al terremoto del jueves quedó fracturado y ladeado por una réplica de 5,6 grados durante la noche.

La escasa decena de huéspedes salió huyendo hacia la calle y tuvieron que abandonar el recinto ante el peligro de derrumbe, constató la AFP.

En la pequeña plaza de la iglesia de Martes Santo, varias familias con niños y ancianos amanecieron a la intemperie, temerosas de que sus casas terminen de desmoronarse. Tampoco quieren ir a albergues porque temen que ladrones vengan a saquear lo poco que les queda.

En la lluviosa mañana del domingo, las mujeres se organizaron para encender un fuego y cocinar el desayuno en plena calle, mientras los hombres y los niños trataban con las manos de retirar los escombros de sus casas: bloques de concreto, vigas de madera, ventanas rotas, tejas destruidas.

“Seguimos sin agua y sin luz, dormimos con los niños aquí afuera, nadie ha venido a ayudarnos”, dijo a la AFP María de los Angeles Orozco.

En las calles se sucedían las procesiones fúnebres entre muestras de dolor y una estridente música fúnebre que tocaban bandas, como es costumbre en Juchitán, habitada pricipalmente por indígenas de la etnia zapoteca.

Entre las víctimas a las que despiden está Manuela Villalobos, de 85 años. Murió al desplomarse el techo de su casa mientras dormía.

“Era una mujer muy fuerte, velaba para que las nuevas generaciones conocieran las tradiciones zapotecas, como los rituales de funerales”, comentó su nieto Cristian Juarez, de 46 años, médico de profesión.Sollozos y lamentos se escuchaban ante el panteón de la localidad, donde tres ancianas indígenas portaban sus tradicionales ropas de coloridos bordados y vendían pétalos de flores rojas a los dolientes.El sismo ocurrió a las 23H49 locales del jueves (04H49 GMT del viernes) cerca de la localidad de Tonalá (Chiapas), en el Pacífico, a unos 100 kilómetros de la costa.Ciudad de México, devastada el 19 de septiembre de 1985 por un sismo de 8,1 grados que dejó más de 10.000 muertos, se estremeció por el terremoto, pero salió ilesa.

Funerales de víctimas de terremoto llenan cementerio de devastada ciudad en México

Funerales de víctimas de terremoto llenan cementerio de devastada ciudad en México

Familiares de luto caminaron el sábado por las calles de Juchitán, la ciudad del sur de México devastada por el peor terremoto en el país en más de ocho décadas, cargando ataúdes sobre sus hombros rumbo a un abarrotado cementerio. Funeral de una de las víctimas del terremoto, en Juchitán, México, el 9 de septiembre de 2017. REUTERS/Edgard Garrido

JUCHITÁN, México (Reuters) – Familiares de luto caminaron el sábado por las calles de Juchitán, la ciudad del sur de México devastada por el peor terremoto en el país en más de ocho décadas, cargando ataúdes sobre sus hombros rumbo a un abarrotado cementerio.

Más de la mitad de las víctimas mortales del poderosos seísmo que sacudió a México el jueves cerca de la medianoche murieron en Juchitán, una pequeña ciudad histórica del estado de Oaxaca, donde más de 5.000 casas resultaron dañadas y muchas más quedaron sin agua ni electricidad.

En el barrio de la Octava Sección, una zona de clase trabajadora, una banda de tambora tocaba antes del comienzo del sepelio de uno de los 37 fallecidos cuyos restos habían sido rescatados de entre los escombros.

Por momentos la música se ahogaba en el llanto de familiares de Máximo Zúñiga, un niño de tres años que quedó sepultado junto con su madre y un hermano mayor cuando los muros de su habitación se derrumbaron. Aunque lo rescataron, murió poco después.

“Había una viga pesada en medio de los tres”, dijo el vecino Alejandro Sánchez, quien fue el primero en brindar ayuda, mientras un tío del niño sollozaba inconsolablemente.

El número de víctimas fatales que dejó el poderosos sismo aumentó el sábado a al menos 65, dijo el Coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente.

Las muertes se registraron en los tres estados del sur del país más golpeados por el seísmo, cuya magnitud fue de 8.1, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). El USGS señaló que el terremoto fue el más fuerte en México desde 1932.

Puente informó que 46 decesos se registraron en Oaxaca, 15 en Chiapas y cuatro en Tabasco. El seísmo se sintió con fuerza en doce estados del país.

De acuerdo con las mediciones del Servicio Sismológico Nacional de México, el movimiento telúrico tuvo una magnitud de 8.2 y se originó en el Océano Pacífico cerca del pequeño poblado de Pijijiapan, en el estado Chiapas.

LA AYUDA NO LLEGA

En Juchitán, muchos residentes se negaban a regresar a sus casas tras el seísmo por temor a que sus dañadas estructuras no soporten las réplicas que hasta el momento suman más de 700.

El presidente Enrique Peña Nieto visitó el viernes el devastado centro de Juchitán prometiendo ayuda para una reconstrucción e intentando calmar la angustia de los afectados.

Pero sus palabras fueron un frío consuelo para Alma Alvarez, abuela de Máximo, de 48 años.

“Peña Nieto sí pudo trasladarse hasta acá. Llegó en helicóptero rapidísimo. Pues así la ayuda debía de haber llegado, ¿no? Pero no llega”, dijo la mujer.

Otros dos funerales de víctimas del terremoto se llevaban a cabo en el mismo cementerio.

“Vamos a ver esto durante los próximos días. Mucho entierro. Acá en el panteón va a estar el pueblo y en el hospital. Los que podemos limpiar, vamos a limpiar. Está conmovido el pueblo, está muy de luto”, dijo Fernando López, primo de Máximo, con vendajes en la cabeza por lesiones sufridas durante el seísmo.

Fallecidos por seísmo en México aumentan a 90 por más víctimas en Oaxaca

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) – El número de víctimas mortales que dejó el poderosos seísmo que sacudió a México el jueves cerca de la medianoche aumentó a 90 después de que autoridades de protección civil de Oaxaca confirmasen el sábado 71 fallecimientos en este estado al sur del país.

“Son 71, para solo Oaxaca”, dijo a Reuters Jesús González,portavoz de Protección Civil del estado.
Los fallecimientos se suman a otros 15 registrados en elestado de Chiapas y cuatro más en el de Tabasco.

El seísmo tuvo una magnitud de 8.1, según el ServicioGeológico de Estados Unidos (USGS), que lo considera el másfuerte en México desde 1932.

Funerales de víctimas de terremoto en México llenan cementerio de devastada ciudad sureña

Funerales de víctimas de terremoto en México llenan cementerio de devastada ciudad sureña

Funeral de una de las víctimas del terremoto, Juchitán, México, 9 sep 2017. REUTERS/Edgard Garrido

JUCHITÁN, México (Reuters) – Dolientes caminaron el sábado por las calles de Juchitán, la ciudad del sur de México devastada por el peor terremoto en el país en más de ocho décadas, cargando ataúdes sobre sus hombros rumbo a un abarrotado cementerio.

Más de la mitad de las víctimas fatales del poderosos sismo que sacudió a México el jueves cerca de la medianoche murieron en Juchitán, una pequeña ciudad histórica del estado de Oaxaca, donde más de 5,000 casas resultaron dañadas y muchas más quedaron sin agua ni electricidad.

En el barrio de la Octava Sección, una zona de clase trabajadora, una banda de tambora tocaba antes del comienzo del sepelio de uno de los 37 fallecidos cuyos restos habían sido rescatados de entre los escombros.

Por momentos la música se ahogaba en el llanto de familiares de Máximo Zúñiga, un niño de tres años que quedó sepultado junto con su madre y un hermano mayor cuando los muros de su habitación se derrumbaron. Aunque lo rescataron, murió poco después.

“Había una viga pesada en medio de los tres”, dijo el vecino Alejandro Sánchez, quien fue el primero en brindar ayuda, mientras un tío del niño sollozaba inconsolablemente.

El número de víctimas fatales que dejó el poderosos sismo aumentó el sábado a al menos 65, dijo el Coordinador Nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente.

Las muertes se registraron en los tres estados del sur del país más golpeados por el sismo, cuya magnitud fue de 8.1, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). El USGS señaló que el terremoto fue el más fuerte en México desde 1932.

Puente informó que 46 decesos se registraron en Oaxaca, 15 en Chiapas y cuatro en Tabasco. El sismo se percibió fuertemente en doce estados del país.

De acuerdo con las mediciones del Servicio Sismológico Nacional de México, el movimiento telúrico tuvo una magnitud de 8.2 y se originó en el Océano Pacífico cerca del pequeño poblado de Pijijiapan, en el estado Chiapas.

AYUDA NO LLEGA

En Juchitán, muchos residentes se negaban a regresar a sus casas tras el sismo por temor a que sus dañadas estructuras no soporten las réplicas que hasta el momento suman más de 700.

El presidente Enrique Peña Nieto visitó el viernes el devastado centro de Juchitán prometiendo ayuda para una reconstrucción e intentando calmar la angustia de los afectados.

Pero sus palabras fueron frío consuelo para Alma Alvarez, abuela de Máximo, de 48 años.

“Peña Nieto sí pudo trasladarse hasta acá. Llegó en helicóptero rapidísimo. Pues así la ayuda debía de haber llegado, ¿no? Pero no llega”, dijo la mujer.

Otros dos funerales de víctimas del terremoto se llevaban a cabo en el mismo cementerio.

“Vamos a ver esto durante los próximos días. Mucho entierro. Acá en el panteón va a estar el pueblo y en el hospital. Los que podemos limpiar, vamos a limpiar. Está conmovido el pueblo, está muy de luto”, dijo Fernando López, primo de Máximo, con vendajes en la cabeza por lesiones sufridas durante el sismo.

(Reporte adicional de Verónica Gómez Sparrowe, Editado por Janisse Huambachano y Pablo Garibian)

Muertos por sismo aumentan a 65 en México; Katia deja 2 víctimas más

Muertos por sismo aumentan a 65 en México; Katia deja 2 víctimas más

(AFP) – Los muertos por un poderoso sismo de 8,2 grados en México, el más intenso en un siglo, aumentaron a 65 este sábado al confirmarse cuatro nuevos decesos en el sur, mientras que en Veracruz (este) se reportaban dos fallecidos por la tormenta Katia, que comenzaba a disiparse.

El último deceso reportado fue el de un policía de la localidad de Juchitán, en el estado de Oaxaca, la más afectada por el sismo, quien se encontraba en el interior del palacio municipal, el cual quedó reducido a escombros por el temblor registrado la medianoche del jueves.

Tras horas de búsqueda y con ayuda de perros, este sábado se localizó el cadáver del policía entre los escombros, informaron autoridades locales.

En el vecino estado Chiapas, en cuya costa se registró el epicentro del sismo, se confirmó este sábado la muerte de otras tres personas, dijo a la cadena Televisa Luis Felipe Puente, director general de Protección Civil federal.

El total de víctimas mortales es de 65, todas registradas en el sur del país: 46 en Oaxaca, 15 en Chiapas y cuatro en Tabasco.

– En busca de alimentos –

En Juchitán, donde se reportan 37 de las víctimas mortales, los socorristas concluyeron sus trabajos y dieron paso a maquinaría pesada para recoger los escombros, cuando ya se percibe un olor fétido resultado del amasijo de ruinas, lluvia y el intenso calor en la zona.

“Ya no queda más gente bajo los escombros. La mayoría fue rescatada casi inmediatamente por familiares y vecinos”, dijo a la prensa Roberto Alonso, coordinador de los “Topos”, una fuerza integrada por especialistas en rescates tras sismos.

Los pobladores lucen cansados y temerosos, muchos pasaron la noche en la calle por la persistencia de las réplicas del temblor que hacían crujir las construcciones.

Una zona del centro de Juchitán estaba convertida en un mercado ambulante, aunque eran pocos los alimentos que se vendían comparado con la cantidad de flores y coronas fúnebres que eran llevadas para rendir tributo a las víctimas.

“Los víveres ya vienen en camino”, decía a los ansiosos pobladores un militar mientras al exterior de algunos comercios había fila para comprar a través de una pequeña ventana, pues los establecimientos temían abrir sus puertas.

– Cientos de réplicas –

Según el Servicio Sismológico mexicano se han registrado más de 700 réplicas, la mayor de 6,1 grados, de un sismo que despertó a millones de mexicanos en el sur, este y centro del país.

En Chiapas, el gobierno estatal se mantiene en alerta ante la eventualidad de que las réplicas terminen de derrumbar a numerosas viviendas que resultaron dañadas.”Ya fueron desalojadas esas viviendas”, dijo a la prensa Manuel Velasco, gobernador de Chiapas.El sismo ocurrió a las 23H49 locales del jueves (04H49 GMT del viernes) cerca de la localidad de Tonalá (Chiapas), en el Pacífico, a unos 100 kilómetros de la costa.Ciudad de México, devastada el 19 de septiembre de 1985 por un sismo de 8,1 grados que dejó más de 10.000 muertos, se estremeció por el sismo, pero salió ilesa.Autoridades y expertos aclararon que la distancia hacia epicentro explica porque el terremoto fue inocuo para la capital: el de 1985 estaba a menos de 400 km, el del jueves a 700 km.- Katia deja 2 muertos -Al violento temblor se sumó en el este de México el impacto del huracán Katia, que dejó al menos dos muertos en Xalapa, capital del estado Veracruz que se extiende sobre la costa del Golfo de México.Katia llegó la noche del viernes como huracán categoría 1 de la escala Saffir-Simpson, de un máximo de 5, pero tras tocar tierra se degradó rápidamente y ya sólo quedaban remanentes en la zona central del país.”Hubo dos decesos por deslizamiento de tierras” resultado de las lluvias desatadas por Katia, dijo Puente al descartar potenciales daños mayores.México es altamente vulnerable al embate de los huracanes y tormentas tanto del Pacífico como del Atlántico, con al menos una decena al año.

Katia se degrada a depresión en México y deja daños materiales a su paso

(AFP) – Katia se degradó este sábado a depresión tropical al internarse al centro de México tras tocar tierra la noche del viernes como huracán categoría 1 de la escala Saffir-Simpson (de 5), dejando hasta ahora daños materiales en el punto de impacto.

Según el reporte de las 07h00 local (12h00 GMT) del Centro de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por su sigla en inglés), Katia “se debilitaba a depresión tropical cerca de la Sierra Madre Oriental” pero se mantenía la amenaza de provocar fuertes precipitaciones.

Katia tocó tierra cuando México trataba de recuperarse de un poderoso sismo de 8,2 grados, el mayor registrado en 100 años, que sacudió la zona sur sobre el Pacífico, frente a la costa de Chiapas, dejando más de 60 muertos.

El cielo en Tecolutla, por donde Katia ingresó a territorio mexicano, se empezaba a despejar al amanecer, la lluvia y el viento ya habían cesado y en las calles los habitantes empezaban a salir a corroborar el daño por el fenómeno, constató la AFP.

Las calles de esta localidad costera de 8.000 habitantes amanecieron con numerosos árboles, ramas y algunos postes caídos, pero sin obstaculizar el paso de vehículos.

Viviendas construidas con materiales frágiles fueron las más afectadas por el viento y la lluvia de Katia, que se iba internando hacia el centro del país rumbo a los estados de Puebla e Hidalgo, donde se mantienen alerta ante la amenaza de fuertes precipitaciones.

“Se me cayó la casa como a la 1h00 de la mañana, yo estaba en otra casa escondido. Me salí con tiempo, con mis cosas, con lo importante, papeles”, dice a la AFP Castellano Espinosa, de 75 años, de aspecto humilde y que trabaja como guía de turistas. Ahora vende algunas de sus pertenencias par poder comprar alimentos.

El fluido eléctrico, que fue interrumpido de manera preventiva a la llegada del fenómeno, se restablecía paulatinamente mientras en la zona de muelle pescadores y guías llegaban a constatar el estado de su embarcaciones y valorando si reanudan actividades.

Katia se formó a la par de la catastrófica Irma, que avanzaba hacia la estadounidense Florida tras dejar muerte y destrucción en el Caribe, y José, que avanza también el Caribe como un poderoso huracán.

México es uno de los países más vulnerables al embate de los huracanes, con al menos una decena al año.

Hace una semana, la tormenta tropical Lidia dejó siete muertos en el estado de Baja California (noroeste).

Katia se degrada a depresión en México y deja daños materiales a su paso

(AFP) – Katia se degradó este sábado a depresión tropical al internarse al centro de México tras tocar tierra la noche del viernes como huracán categoría 1 de la escala Saffir-Simpson (de 5), dejando hasta ahora daños materiales en el punto de impacto.

Según el reporte de las 07h00 local (12h00 GMT) del Centro de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por su sigla en inglés), Katia “se debilitaba a depresión tropical cerca de la Sierra Madre Oriental” pero se mantenía la amenaza de provocar fuertes precipitaciones.

Katia tocó tierra cuando México trataba de recuperarse de un poderoso sismo de 8,2 grados, el mayor registrado en 100 años, que sacudió la zona sur sobre el Pacífico, frente a la costa de Chiapas, dejando más de 60 muertos.

El cielo en Tecolutla, por donde Katia ingresó a territorio mexicano, se empezaba a despejar al amanecer, la lluvia y el viento ya habían cesado y en las calles los habitantes empezaban a salir a corroborar el daño por el fenómeno, constató la AFP.

Las calles de esta localidad costera de 8.000 habitantes amanecieron con numerosos árboles, ramas y algunos postes caídos, pero sin obstaculizar el paso de vehículos.

Viviendas construidas con materiales frágiles fueron las más afectadas por el viento y la lluvia de Katia, que se iba internando hacia el centro del país rumbo a los estados de Puebla e Hidalgo, donde se mantienen alerta ante la amenaza de fuertes precipitaciones.

“Se me cayó la casa como a la 1h00 de la mañana, yo estaba en otra casa escondido. Me salí con tiempo, con mis cosas, con lo importante, papeles”, dice a la AFP Castellano Espinosa, de 75 años, de aspecto humilde y que trabaja como guía de turistas. Ahora vende algunas de sus pertenencias par poder comprar alimentos.

El fluido eléctrico, que fue interrumpido de manera preventiva a la llegada del fenómeno, se restablecía paulatinamente mientras en la zona de muelle pescadores y guías llegaban a constatar el estado de su embarcaciones y valorando si reanudan actividades.

Katia se formó a la par de la catastrófica Irma, que avanzaba hacia la estadounidense Florida tras dejar muerte y destrucción en el Caribe, y José, que avanza también el Caribe como un poderoso huracán.

México es uno de los países más vulnerables al embate de los huracanes, con al menos una decena al año.

Hace una semana, la tormenta tropical Lidia dejó siete muertos en el estado de Baja California (noroeste).